Tipo de té: fermentado

Área de procedencia: China, Yunnan, Lincang

El té Pu’er rojo (que se define como cocido) se somete a un procesamiento parecido al que se utiliza para los tés Pu’er Sheng Cha verdes, además de un proceso secreto posterior a la fermentación que sirve para el añejamiento y para imitar el sabor de un té Sheng Cha antiguo.

Durante ésta segunda fermentación, las hojas se dejan bajo hojas especiales impermeables durante 40 a 60 días.

Los tés de Pu’er Shu Cha son una innovación reciente, ya que ésta técnica solo se introdujo a principios de la década 1970 para hacer frente a la creciente demanda. Éste período estableció una clara línea de demarcación en la historia de los tés fermentados. Todos los tés Pu’er procesados antes de estas fechas eran auténticos, con fermentación natural, sin necesidad de una reacción química introducida por el hombre.

Sobre la degustación

Seco: los pasteles de color chocolate tienen brotes dorados ligeramente más claro en la superficie.

Líquido: ámbar muy oscuro, brillante y cristalino; la fragancia recuerda los aromas de la madera, los hongos y la del bosque; el sabor dulce, delicado y delicioso tienen una buena persistencia en el paladar.

Infusión: las hojas son negras con toques intensos de almizcle, tierra mojada y madera.

Preparación

Método occidental: de 2 a 3 g por cada 2/3 de taza (150 ml) de agua a 95°C para una infusión de 4 minutos.

Método oriental: 5g por cada 2/3 de taza (150 ml) de agua a 95°C, hasta para 10-12 infusiones de 60 segundos cada una, precedidas por un enjuague rápido de las hojas.

Se recomienda con: huevos, quesos condimentados, carnes rojas, carnes frías y hongos.