Conocido científicamente como Camellia Sinensis, el té negro se consume por millones en el mundo. América Latina no es la excepción. A diferencia del té verde, la Camellia Sinensis -después de ser recolectada- no se empaca, sino que se deja oxidar y envejecer.

Con un aroma más fuerte y más cafeína, su consumo tiene características propias, tanto como su aroma. En Occidente se consume más que el verde, a diferencia de Asia que es al revés.

Acompañado de especias o no, se toma como una bebida ya sea sólo con agua o con leche, pudiendo beberse caliente o frío.

 

1. Mejora el estado de alerta y reduce riesgos de Parkinson

Recientes investigaciones científicas subrayan que por su mayor contenido de cafeína, se recomienda tomarlo para mantener un buen estado de alerta mental, como el que otorga el café.

También ayuda a reducir el riesgo de infartos al miocardio (ataques al corazón) y en la prevención de la arterioesclerosis en las mujeres. En ellas también ayuda a reducir el riesgo de piedras en el riñón en las mujeres.

Dependiendo de la cantidad de consumo, se estima que colabora en reducir la enfermedad de Parkinson tanto en hombres como en mujeres.

 

Resultado de imagen para parkinson

2. Sus antioxidantes combaten el colesterol

Los antioxidantes presentes en el té negro originan beneficios en el corazón, los vasos sanguíneos y también retrasan el envejecimiento del organismo humano.

En esta bebida el tipo de antioxidantes más presentes son los polifenoles (y dentro de ellos, los flavonoides) que se conocen por sus propiedades anticancerosas, favorables para las vías coronarias y evitar la fragilidad capilar (preveniendo el exceso de sangrado).

Un estudio realizado investigadores de la Universidad de Kentucky, examinó tanto al té negro como el verde y sus efectos en la síntesis del colesterol en células del hígado de ratas. Ambos tés redujeron la síntesis del colesterol en estas células, aunque más el negro: el té verde en un 55% y el té negro en un 78%.

 

Resultado de imagen para baja colesterol te negro

3. Ayuda a prevenir la diabetes tipo 2

Un estudio científico del King’s College de Londres señala que la presencia de los flavonoides en el té negro ayuda a estabilizar la presión arterial, previniendo también el desarrollo de diabetes tipo 2. La acción principal de la bebida en este caso es que estimula las células pancreáticas, principales responsables de la producción de insulina, reduciendo los niveles de azúcar en sangre.

Resultado de imagen para diabetes